El concepto detrás de este trabajo fue capturar el momento exacto de celebración aceptado por todo el mundo como un momento feliz y de clara celebración, dicho momento no es otro que la apertura de una botella de champagne y el sonido que produce al proyectar su distintiva tapa de corcho.